La música siempre ha acompañado al ser humano. Tiene un poder curativo, proporciona alegría y crea una fuerte conexión entre personas de diferentes edades, orígenes y culturas. Todas las personas son capaces disfrutar con la música, pero no todos tienen la oportunidad de asistir a un concierto. Las razones de que esto ocurra pueden ser entre otras cosas dificultades económicas o enfermedad. Nosotros queremos que la música sea accesible para todos y que a través de nuestros conciertos puedan crearse diversas relaciones entre músico y oyente. En ese instante, cuando varias personas comparten la alegría producida por la música, diferencias como el idioma o los antecedentes culturales ya no son motivo de separación.

Nuestro objetivo es simple: que todas las personas se sientan amadas y comprendidas. Queremos que cada uno encuentre su propio lugar en la música y enriquecer la vida de los oyentes . Esto es especialmente importante para las personas que sufren permanentemente, pero, ¿cómo puede lograrse? Desde luego no valiéndonos de nuestra propia fuerza, sino mediante la música. A través de la música se despiertan sentimientos y pensamientos que nos hacen más humanos y es por eso que gracias a ella nos sentimos preparados para ayudar a otros y dejar que nos ayuden.

 

 

Para llevar a cabo este proyecto, fundamos la asociación "Visitas musicales" en 2017. Esta asociación promueve el deseo de llevar música a personas que ya no pueden participar en la vida cultural (como los que residen en hogares de ancianos y hospitales) e impulsa la puesta en práctica del amor al prójimo.

 

En la práctica, así es como funciona: los músicos somos voluntarios y damos conciertos sin coste alguno para personas que no tengan acceso a la vida cultural. Con nuestros instrumentos bajo el brazo, nos trasladamos a los hospitales, residencias o centros especializados y ofrecemos conciertos que se adaptan a las necesidades de nuestro público. Tratándose de una persona que tiene especial necesidad de privacidad y una atmósfera cercana, el concierto puede tener lugar en su propia habitación, pero si el centro está dotado con una sala común de mayor tamaño, estamos encantados de tocar para un público más numeroso. Los fondos requeridos para esta tarea se obtienen mediante donaciones y conciertos benéficos, todos los músicos actúan como voluntarios.

 

 

Podemos agradecer a muchas personas la experiencia que hemos ido adquiriendo con el tiempo. Al principio (en el año 2014) fuimos miembros de la asociación Live Music Now e.V. en Leipzig, esto nos impulsó a fundar la asociación "Visitas musicales" durante nuestra estancia por estudios en Suiza, para continuar con esa labor por nuestra cuenta. Y ahora que trabajamos en Hungría, seguimos activos en el área de Győr, así como en las ciudades fronterizas austriacas. En nuestros conciertos, acompañamos a la música con comentarios en alemán, castellano o húngaro.